Reseña: Black Mirror (4ª temporada)

4 mar. 2018

Black Mirror es una serie británica creada por Charlie Brooker cuya emisión de la cuarta temporada tuvo lugar en diciembre de 2017. Mezclando terror, misterio y suspense, se muestra el lado más siniestro y oscuro de la tecnología de hoy en día.

Iba a costar superar la estupendísima tercera temporada de esta serie, y francamente, esta cuarta no lo ha conseguido. A mi parecer ha sido una temporada de altibajos, por así decirlo. Y haciendo recuento de capítulos (de nuevo nos han sorprendido con seis como en la anterior, en lugar de tres como nos tenían acostumbrados) me quedo solamente con la mitad. El resto no me han gustado tanto.

Nuevamente vemos en Black Mirror una serie que nos deja con la misma pregunta tras cada capítulo: ¿Y si llegara a pasar en un futuro? Otra vez cogen temas de actualidad y los retuercen para hacer una profunda crítica social y una advertencia a cómo usamos esas nuevas tecnologías que cada vez avanzan más y más.

Por ejemplo en el caso del capítulo dos, donde una madre asustada por haber perdido de vista por un segundo a su hija, le inserta un chip que le permite ver lo que ella ve y localizarla en todo momento. Algo muy útil hoy en día, se podría pensar... pero claro, nuevamente esta serie nos muestra la otra cara y al final el chip no resulta útil en absoluto y la tecnología se vuelve contra esa madre sobreprotectora acabando el capítulo... pues en la tónica a la que nos tienen acostumbrados. Ahí de nuevo está la critica. ¿Tecnologías? Sí, claro. Nos facilitan la vida. Y al principio puede parecernos buena idea muchas cosas, hasta que se vuelven contra uno.

Pero este capítulo no me entusiasmó. Realmente era un capítulo más que atufaba a discurso moralista de turno: cuidado con lo que haces porque al final se da la vuelta. Tampoco me dijo nada el capítulo postapocalíptico del perro-cucaracha robot que creo que podría haber dado más de sí porque la idea no era mala... como tampoco lo hizo el de la arquitecta  que se vuelve majara con tal de seguir con su vida perfecta y la va liando por culpa de un desafortunado suceso del pasado.

El resto me encantaron. Muy original el primero, con ese tonillo Star Trek que también advierte de lo peligroso de los mundos virtuales. El de las citas, que me pareció muy bonito y junto a San Junípero se han convertido en mis favoritos (de nuevo drama drama drama, algo no muy común en esta serie pero se agradece el respiro)... y el último, que me ha encantado. Leí en un artículo que este último capítulo era una especie de Cuentos de la Cripta mezclado con tecnología, y realmente no puedo estar más de acuerdo. El museo con todas esas historias (de terror) y cómo acaba al final, me pareció un capítulo bastante redondo.

En resumen esta cuarta temporada no ha destacado más que la tercera pero los tres capítulos que sí me han gustado compensan los que no me han gustado tanto (aunque es de agradecer que al menos no fueran soporíferos como sí que me ha pasado en anteriores temporadas). Nuevamente una serie recomendada para los que no tienen miedo de mirar hacia el futuro.

{ 1 Nubes... lee comentarios o... ¡deja el tuyo! }

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella