Reseña: The end of the f***ing world

28 ene. 2018

The end of the f***ing world es una serie basada en la serie cómics The End of the Fucking World creada por Charles S. Forsman y que se estrenó el 5 de enero en Netflix.

Siempre ando oteando qué hay por Netflix que sea interesante pero rara vez le doy al play si no veo que ha sonado antes por las redes sociales (o me ha recomendado algún amigo) ya que alguna vez me he llevado decepciones lanzándome por mi cuenta con series de esta plataforma y voy con pies de plomo. Vi algunos comentarios por redes pero intenté no fijarme mucho en ellos esta vez. Ya el título me había llamado... ¡no podía ser mala, por favor!

Cuando le di al play creí haberme equivocado otra vez. Maldije no haberme fijado más en lo que se decía por las redes de si merecía la pena o no. Me había encontrado con una rara serie indie de estas que ponen música alegre en las escenas más escabrosas y que tenía voces en off y tintes de las pelis de los ochenta. Oh-God-No. La verdad es que para mí no empezaba bien... no solía ser del tipo de series en que me fijaría.

Pero sin embargo le di una oportunidad porque si bien el primer capítulo era el más largo de todos, el resto solo duraba veinte minutos, así que tampoco sufriría en exceso ni perdería una horaza de mi vida como en otras series con capítulos interminables. Debo añadir que me atrapó. La serie era rara de narices, pero consiguió despertar mi interés, así que tras el segundo capítulo seguí con el siguiente, y el siguiente y acabé terminando la serie.

La parte corta de la reseña es: una serie indie rara de dos adolescentes traumados que son los nuevos Bonnie and Clyde pero que logrará engancharte al menos. La parte larga es... vale, es rara y el estilo de la serie me pone bastante nerviosa porque no estoy acostumbrada. Son de estas series indies que van haciendo cortes todo el rato, poniendo voces en off con los pensamientos de los personajes y música inquietante aunque muy chula. Ya he visto películas del estilo y me ponen muy nerviosa, sin embargo se deja ver. Me hubiera quedado en el primer capítulo, porque me pareció muy creepy todo pero lo intenté. Al final la trama acaba atrapando. 

Empezamos de una manera y acabamos haciendo del hilo un ovillo que realmente va interesando a cada capítulo. Al principio, James, un reconocido psicópata quiere cargarse a Alyssa, una chavala con problemas familiares que le cae de repente del cielo. Parece ser la pieza que le falta, porque él es bastante paradito y ella es una alocada y valiente chica que le impulsa a largarse a comenzar esa aventura. Pero se meten en algunos líos y la cosa va acabando cada vez peor. 

Los personajes son bastante complejos y me iban interesando más a cada capítulo nuevo. Conforme avanzas te das cuenta de que se complementan muy bien y que de verdad no podrían estar el uno sin el otro. ¿Que son raros? De narices, pero al final también es el encanto de la serie. No son los típicos adolescentes, pero tampoco son los "ay que diferentes somos" de los que se jactan algunos personajes y terminas odiándolos. Otro encanto de la serie es el humor negro que tiene y lo mucho que llega a decir todo lo que hay detrás de él. Lo que consigue atrapar conforme va liándose todo y lo que puede gustar esa música tan genial a la par que perturbadora. Creo que realmente la seguí porque me llamaba la atención lo rara que era y porque empezaba a interesarme saber a dónde iban a ir a parar con esos ocho capítulos de veinte minutos. 

¿Gustarme? No sé si me ha gustado o no. Hay cosas que sí, evidentemente, pero me quedo con una sensación extraña. Ahora, atrapar sí que atrapa y se va dejando ver. Por lo menos la función de entretener está servida. 

¡Deja tu nube!

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella