Reseña: Black Mirror (1ª y 2ª temporada)

13 sept. 2015

Black Mirror es una serie británica creada por Charlie Brooker cuya primera emisión tuvo lugar en diciembre de 2011. Mezclando terror, misterio y suspense, se muestra el lado más siniestro y oscuro de la tecnología de hoy en día.

Debo decir que Black Mirror me ha sorprendido gratamente. Me suelen gustar mucho este tipo de series, con misterio, intriga, que dan giros inesperados y sobre todo que dejan un final tan inquietante. 

Sobre todo me gustó el formato de la serie. Cada temporada cuenta solo con tres capítulos (de diferente duración cada uno) que no tienen que ver unos con otros. Todos los capítulos son cerrados, como si te contaran una mini-historia. Desde luego, a cuál más sorprendente. Disfruté todas por igual, aunque quizá la que menos me ha gustado fue la última.

Toda la serie gira entorno a la tecnología. En los capítulos se nos presentan diferentes mundos (esto me ha encantado, eran como pequeñas distopías, muy entre comillas, así que yo en mi salsa) o diferentes situaciones en los que la tecnología estaba presente... aunque de un modo retorcido. Es por esa cuestión que te das cuenta que la finalidad de Black Mirror es hacer una crítica social. ¿Cómo afecta o afectará la tecnología a nuestras vidas? ¿Hacemos un uso correcto de ella? ¿Dejaremos que nos domine finalmente? En fin, parezca lo que pueda parecer lo de la crítica social me lo he pasado un poco por la nube. Sí, obviamente la serie te da que pensar... ¡porque madre mía! Los capítulos nos envuelven en situaciones siniestras y tú te vas haciendo preguntas, tipo... "ostras, ¿y si acabamos así?", es muy inquietante. Sin embargo me centraba tanto en la historia que no me daba cuenta de nada. Y es que vaya historias, una más misteriosa que la anterior.

Ya de por sí la serie empieza fuerte. Aunque no fue el que más me sorprendió, el primer capítulo hizo que definitivamente me intrigara de tal modo que siguiera viendo Black Mirror de un tirón hasta el final. Además, si algo saben hacer además de crear mundos interesantes, es dejarte con ganas. Los finales de los capítulos eran de no creer. Sin embargo si hay algo que destaco son los giros inesperados. Cada capítulo tiene uno. Parece que te llevan por un sitio cuando en realidad... ¡pam! al final es algo completamente distinto, y eso me gustó, porque no sabías qué esperar. Eso mantuvo mi interés en todo momento, salvo quizá en el último capítulo de la segunda temporada, que me aburrió soberanamente.

Resumiendo, una serie muy recomendada que te mantendrá en tensión todo el tiempo.


Parte con spoilers

Debo decir que aunque me pareció uno de los más light, el primer capítulo ya de primeras me impactó. Que unos secuestradores raptaran a una princesa y pidieran "X" rescate al primer ministro, vale, pero que le comentaran que no querían dinero por su rescate sino que se beneficiara a un cerdo delante del mundo entero... ya ahí me quedé: venga ya, amigo. Seguí con tensión todo el capítulo en plan, ¿lo conseguirá o no? Y me gustó que no acabara bien, es decir, en estas cosas siempre pasa algo al final que lo salva todo sin embargo en este capítulo no fue así. Cuando parecía que todo iba a solucionarse siempre pasaba algo que apretaba y apretaba al primer ministro y lo ponía contra las cuerdas, dejándole cada vez con menos soluciones bajo la manga. Hasta que al final pasa lo que pasa, ¡qué crudo! Pero vaya, el giro lo mejor, ¡que la chica estaba suelta mucho antes! Brutal.

Así que terminé este capítulo y me fui al segundo enseguida. Este fue uno de los que más me gustó, porque presentaban un "mundo" distinto, un mundo que, porqué no, podría ser posible. En él te dan puntos por correr en unas bicis estáticas, que son las que generan energía para la ciudad. Con esos puntos compras tus cosas, bastante limitadas de hecho. Siempre es lo mismo. Todo lo mismo una y otra vez. Todos sueñan con algo mejor y ese algo puede ofrecérselo un programa de televisión que te propone una nueva vida. Pero nada es lo que parece, claro y al final la chica cae una red de la que no puede escapar. Me gustó (y me llenó de impotencia) el modo en que enredaron a la chica... vamos, que no te fíes de nada. Y luego el giro en el que el protagonista, pese a repeler toda esa sociedad va y se convierte en uno de ellos. Lo enredan también y hacen de él otra marioneta más. Y elige esa vida mejor que le ofrecen en el programa de televisión que el rebelarse contra el sistema. Lo convierten en otro corderito.

El que más me impactó fue el tercero, el del aparatito que todos tienen en el cerebro que permite ver tus recuerdos como si fueran una película. El protagonista me encantó, igual que su modo de pillar a su mujer que le había sido infiel y tenía el descaro de ocultarlo. A ver, maja, ¿cómo puedes pretender esconder algo como eso teniendo el aparatito que tenéis? Me encantó como con su suspicacia (y ya paranoia, pobre hombre) el marido va hilando las cosas y la descubre con una tras otra. La pillada del quince que le hace fue brutal y lo disfruté un montón.

Los dos siguientes capítulos me gustaron mucho. El de la mujer que "resucita" al marido fue impactante cuanto menos, Pensar que las tecnologías podrían lograr algo como eso, fue rallante. Cuántas personas pierden al amor de su vida en un accidente o por una enfermedad y ese saber que no volverán les impide volver a ser los mismos. Darían lo que fuera por recuperarlos y pensar que podrían tener una parte de ellos de esa manera... por lo menos, aunque no lo hagan, se lo plantean dos segundos. Pero claro, era de esperar que no saliera bien. No es una persona es un programa... y ver cómo poco a poco se degrada todo es brutal. Y ya el final con la hija y el desván, buah.
El de la asesina me flipó. Yo ya venía pensando que el capítulo era una especie de distopía en el que van cazando a gente al azar, gente que no está "en el ajo" como los que graban todo con sus cámaras. Yo iba confiadísima en que era eso y la verdad es que me gustaba... pero cuando te enteras de que todo es un montaje y que la tía es una asesina, lo aluciné. Pese a todo no me lo esperaba. Y me encantó como estaba planteado esa especie de "castigo" a la que había sido una asesina, le estaban dando de su propia medicina. Un nuevo tipo de condena.

El último me aburrió y me pareció muy flojo y ni siquiera el final me había parecido tan impactante como los otros. En eso se caracteriza para mí la serie. Finales impactantes, giros que no te esperas y ese "esto puede pasar" que impregna a todos los capítulos. Me ha gustado e intrigado, así que si hay tercera temporada, ¡habrá que verla!











¡Deja tu nube!

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella