Taller de Escritura BL [1 de agosto] - En el espejo

1 ago. 2013


Taller de Escritura Be Literature.
1 de agosto.
Inspiración:




"Ojalá pudieras ver en el espejo lo que yo veo"


Me despierto llena de ilusión, como cada vez que sé que voy a verle. Hoy vamos a ir al cine, a ver una de esas películas de acción que tanto le gustan y que a mí me ponen enferma, pero no me quejo. No puedo. No quiero que vea otro "fallo" más en mí.

Yo soy así. Cada día me pregunto, ¿qué hace un chico como él con alguien como yo? Y me miro en el espejo pensando que hay chicas mil veces más bonitas que yo. Chicas mucho más divertidas. Chicas mucho más inteligentes e interesantes. Entonces, ¿qué ha visto en mí?
No soy sumisa, no intento agradarle. Solo me siento insegura. Con o sin él, siempre lo he sido.

Y lo veo alrededor de sus amigos, que le presentan gente nueva, chicas nuevas... Oh. Esa tiene un lunar encima del labio superior que la hace interesante y aquella está infinitamente más morena. Con otra se puso a charlar sobre su serie favorita, esa que yo no veo porque no entra dentro de mis preferencias, y con la de más allá comenzó a filosofar sobre arte y literatura. Yo no soy tan guapa, ni tan interesante, me faltan puntos en común y quizá más soltura al hablar. 
Por mi parte solo puedo ofrecerle a una chica torpe, que no sabe lo que quiere, que se queja todo el tiempo y que al abrir la boca parece más tonta de lo que es. Puedo ofrecerle a alguien que se enfada por las más mínimas cosas y tarda en calmarse, a alguien que lo pequeño le parece un mundo y que exige detalles y atenciones de vez en cuando. A alguien para que un te quiero en el momento oportuno, le llena los ojos de lágrimas y que desvía la mirada cuando algo le incomoda, se enfada o se siente demasiado orgullosa para admitir que se ha equivocado. Yo, esa chica insegura, plasta, cabezota... para la que nunca nada es suficiente, más que me demuestre que me quiere para quedarme tranquila. Esa chica.
Sé ver en todo eso mis defectos, y aunque intento vivir el presente con calma y serenidad, nunca podrá llegar a comprender que mueve todo mi mundo. Es por eso que mi mente incansable da vueltas al ¿por qué yo? ¿por qué a mí?

Vuelvo a mirarme en el espejo. Unos ojos verdes me devuelven la mirada. "Desgarbada, con demasiada cara, mucha nariz y poco pecho. Con dos tallas más del ideal standard y con un pelo que nunca te gusta y siempre te cambias". El espejo se burla de mí y yo miro al suelo. Mi mente y él confabulan contra mi persona y me hieren desde dentro. Me dicen que todo lo que soy, debo cambiarlo. Que él no me querrá así. Que... se cansará de mí.

Y una vez más, con el bolso al hombro, salgo de casa abatida. Pensando en que me hace menos caso que a sus amigos. Que no me coge la mano por vergüenza y que preferiría un par de cervezas en un bar en vez de pasar una tarde conmigo. Que me pone excusas porque le aburro y cualquier plan es mejor que estar a mi lado. Que la punzada de envidia que siento a ver a otras parejas de novios por la calle no es infundada. Que me miente porque le apetece cualquier plan en el que yo no esté involucrada. Que se aparta. Que cuando estamos separados no me atiende. Que ya no siente aquellos celos porque piensa que nadie podría querer estar conmigo. Que me tiene segura y amarrada. Cualquier cosa es mejor...

Camino por la acera. Una chica. Un chico. Las manos entrelazadas. La mirada de él. La caricia de ella. Y contemplo mi mano vacía, la que así quedará aunque estemos uno al lado del otro, rozándonos. La mejilla fría que no recibiría su caricia. El oído que no escuchará un te quiero. El cuerpo que necesita palabras y gestos cariñosos que hoy, nuevamente, no tendrá.

Porque no valgo. Porque soy fea. Porque no tengo nada que pueda querer de mí. Y esa pregunta taladrando mi ser: ¿Por qué yo? ¿Por qué a mí?

Llego a las taquillas. Una chica llega hasta su cita. Él sonríe. Le dice "hola" como si la palabra fuera a desgastarse en el mundo y hubiera que usarla a cuentagotas y con la persona indicada. Acaricia sus cabellos mirándola con ternura y deposita un suave beso en sus labios. Ella ríe, como una niña, como si hubiera vuelto a aquella época de juguetes de madera y besos en el dorso de la mano. Cándida e inocente, con las mejillas sonrojadas, le pregunta si quiere comprar algo antes de entrar y él dice que la invita a lo que quiera. Ella da palmas y un pequeño saltito, y él, con la mirada de quién cuida su bien más preciado, la ve adelantarse hasta la tienda de golosinas.

Sé que yo no recibiré eso cuando llegue hasta él. Como de costumbre llegará tarde, cansado. Esbozará un "hola" perezoso y, o no me dará un beso, o solo rozará sus labios con los míos. Yo, que habré estado esperando con el corazón en un puño a su llegada, contenta y feliz, se me quitará el sentimiento con su reacción y susurraré un "hola", dolido. Como el quejido lastimero de un perro a quién su amo ha castigado. No nos cogeremos de la mano. No habrá caricias. Me hablará en tono monocorde al principio y no me acurrucaré junto a él en las butacas, porque suavemente, con educación, hará un gesto que me indica que no le agrada ese tipo de contacto.
Y no prestará atención a lo que digo. Y no buscará mi mirada. Ni se quedará mirándome.

Entonces me repito que no es por mí. Que aunque sea fea, poco interesante y aburrida, algo debe de haber visto. Pero pasa la película y sigo sin haberme convencido. Y tampoco lo hago durante la cena, en la que no sé de lo que hablar porque me aturdo pensando en que estaría mejor en cualquier sitio menos conmigo. En que soy una sosa que no es capaz de mantener una conversación por miedo. En que pienso que se irá con la primera chica que encuentre y le haga sonreír.

¿Pensará en mí como yo lo hago? ¿Se le ve tan seguro porque sabe que me tiene en sus manos? ¿Por qué antes dudaba y se lo veía tan atento, y ahora no? ¿Ha encontrado la realidad de la chica fea, aburrida y tonta?

Pero llega la despedida, quizá el momento que más me gusta, aunque no tendría que ser así. Para dos enamorados el momento del adiós y el "hasta más ver" debería ser el más amargo. Porque separarse es  eso, amargo, ácido incluso. No poder tocar a esa persona aunque sepas que la verás pronto, con suerte. No poder ver sus ojos, ni besar sus labios... así debería ser.
En cambio para mí, es el momento dulce. El momento en que él baja todas sus defensas y repara en que yo estoy ahí. El momento en el que me mira y me pongo nerviosa, ¿estaré guapa? El momento en el que sus pupilas se desvían hasta mis labios y ya no los roza, sino que bebe de ellos. El momento en el que me abraza. ¿Por qué solo lo hace al despedirse? ¿No se da cuenta de que me tiene ahí, para él, todo el día? ¿Es feliz por deshacerse de mí y por eso se olvida?

-Cariño...
-Dime, Clara.
Otra vez mi nombre.
-¿Te parezco... bonita?

Centra su atención en mis ojos, primero. Y trago saliva.
Luego escudriña mis labios. Y me froto las manos.
Más tarde pasa su mirada por mis mofletes, mi nariz, mi barbilla, la frente y el cabello. Y siento que voy a desfallecer.
Dilo. Di la verdad. Di que soy fea, aburrida y tonta. Explícame que te hace querer a alguien así. Alguien como tú, tan perfecto e interesante. Alguien que todo el mundo quiere para él. Dilo. Di la verdad.

-Eres preciosa. Aunque sé que eso tú no lo ves. Ojalá pudieras ver en el espejo lo que yo veo.

Siento como si el corazón se me fuese a parar. Aquello basta para llenar mis ojos de lágrimas. Se percata y me abraza, acariciando mi sien.

Tonta... me susurra. Y en realidad me parece la palabra más dulce que me ha dicho en mucho tiempo. Y pese a todo me siento segura entre sus brazos. Segura en general. Y me hago fuerte. Y por fin, respondo a las preguntas que proyecta siempre mi mente.



¿Por qué yo?
Porque eres tú. 
¿Por qué a mí?
Porque te ama.


{ 11 Nubes... léelas aquí abajo o... ¡deja la tuya! }

  1. muy tiernote, aunque a mí en alguna ocasión me ha dado la impresión de ir dirigido más a malos tratos, por lo que el final tierno me ha sorprendido :P (aunque vista su actitud, no acabo de desprenderme de esa idea XD). Yo te aconsejaría poner los "te quiero" entrecomillado, para mostrar más que es aparte y no parte del texto de narración ^_^. Alduna frase me ha sonado un poquito rara, pero como siempre, me encanta leerte. BEsitos. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al principio precisamente iba a ir de eso, la verdad, pero luego le di la vuelta a todo solo para poder ponerle el final que le puse, que me vino desde el principio.
      ¡Genial! Gracias por todos tus consejos, Laura ^^.

      Eliminar
  2. ¡Ay, tía amo como escribes! La historia me ha conmovido y todo me siento un poco reflejada en la protagonista sobre todo cuando me pongo tonta y creo que no merezco nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero qué mona eres! ¡Muchas gracias, Mari, me alegra que te guste!
      :( Siempre está esa chispa de inseguridad momentánea. Es normal. A todos nos pasa.

      Eliminar
  3. Ciertamente conmovedor, me recordó un poco a un par de películas japonesas que acabo de ver, precisamente de amor entre adolescentes.

    Nos seguimos leyendo, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta como está escrito. Quizás yo también me esperaba otro tipo de final pero está bien.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  5. Esta todo super tieeeeerno!!! Me gusto mucho, en especial porque es una historia sencilla con un tema con el que muchos se sentiran identificados.

    Saludos!!! :D

    ResponderEliminar
  6. Es fácil identificarse con la protagonista, ¿quién no se ha sentido así alguna vez? La inseguridad nos acecha a todos jejeje. Ha sido un relato sencillo de leer, pero lo más agradable, sus párrafos finales.

    ¿Puedo recomendarte el uso de guiones largos para los diálogos?

    Un besote, guapa ^^

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho, me resultó muy tierno y reflexivo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Buenas^^

    Me ha gustado mucho, y eso que hay mucho amor (<-Me suelen parecer empalagosas y acabar aburriéndome)
    Y me quedo con las ganas de leer más, y me pregunto ¿Habrá superado su inseguridad? ¿O después de dos días le volverá a asaltar las dudas? y eso de que te quedes con las preguntitas, en mi opinión, en un relato es genial.

    Un abrazo :3

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que esperaba un final menos tierno, pero me gusta ^^.

    ResponderEliminar

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella