Querido Papá

18 mar. 2013

Querido Papá:

Hoy, es tu día. No tengo ningún regalo que ofrecerte. Ojalá pudiera comprarte algo muy elegante y sobrio, como eres tú. Quizá un reloj bonito, ¿o qué te parecería una cartera nueva? A veces las llenas mucho y se te abren las costuras.
Y te gusta la ropa. Me encanta cuando vienes ilusionado a preguntarme si me gusta tu conjunto. Sí, me encanta, aunque te digo que no y nos reímos un poco. Quizá una prenda de ropa sería el regalo ideal. ¿Y algo de electrónica? Te pasas horas y horas en una planta de electrónica de cualquier centro comercial, aunque luego no compres nada y salgas con más dudas de las que entraste. Pero así eres tú, papá. Pareces un niño pequeño, jugando con nosotros a los videojuegos o pidiendo chucherías. Y así con todo, me gustas.

Me gustas quejica, bromista y cabezota. Me gustas incluso cuando te enfadas o te enfado yo. Quizá pueda sonar muy típico, pero se podría decir que eres mi héroe. Es normal que para un niño de cinco años su papá sea su héroe, ese que repara su coche de juguete cuando se ha roto o no se cansa jamás de jugar al fútbol y solo propone volver a casa cuando se ha hecho de noche y ya no se ve el balón. Pero para mí, tu hija de veinticuatro años, eres un héroe. Y aunque ya no reparas Barbies o jugamos con la pelota, te admiro por muchas otras razones.

Te mantienes firme, en tu sitio, sin caer, viendo la vida de un modo positivo aunque todo el panorama esté de un negro que va más allá de donde alcanza la vista. Eres luchador, quizá la persona más luchadora que he conocido en mi vida, y que, aunque a veces te opriman los grilletes que se aferran a tu pierna con una piedra al otro extremo, sigues intentando caminar. Aunque no te queda otra, aún así lo haces con fiereza.

Yo no soy como tú, y por eso te admiro. Porque a veces caigo. Y sé que estarás ahí para sostenerme aunque además tienes que sostenerte a ti mismo. 

El único regalo que hoy te puedo dar, papá, es mi sonrisa. Aquella que te acompañará pase lo que pase. Aquella que intentará reconfortarte en los malos momentos y la que acrecentará los que son buenos. Porque, aunque hoy no es mi día, ni lo fue ayer ni lo será mañana, tú me haces un regalo todos los días. Y es el hecho de saber que siempre estarás ahí para mí. Y mientras tú seas feliz, yo también lo seré.

Eres mi héroe. Estoy aquí contigo.

Te quiero mucho, papá.

Tu hija.


{ 5 Nubes... léelas aquí abajo o... ¡deja la tuya! }

  1. Precioso... el mejor regalo para un padre es el cariño de su hija >//<

    ResponderEliminar
  2. Te como incluso de pequeña. Felicidades a ese padrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Qué linda carta!! Yo también siento lo mismo por mi padre, así que te comprendo completamente.
    Besos.

    ResponderEliminar

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella