Adiós

19 feb. 2013

Me he sentado al teclado, incapaz de comprender lo que estoy a punto de hacer. Escribir. Escribirte.
No es como una de esas veces en las que redacto un artículo o un reportaje, no he escrito nada en mi vida. No sé por dónde empezar, o si esta historia debe tener prólogo, principio o nudo. Porque sí que estoy segura de que tiene desenlace. Lo tiene. Y no es dulce.

Digamos que mientras leo, lo recuerdo. Recuerdo ese primer encuentro y lo que pensé al mirarte. Recuerdo que me dijiste que tú pensaste lo mismo. También rememoro el primer roce, la vergüenza que me daba que me cogieras de la mano. La primera noche...

Por aquel entonces pensé en un para siempre. Tonta... no existen. No lo supe entonces aunque lo sé ahora. Y no quiero desalentar y acabar con miles de historias de amor cuyo para siempre flota en el aire, solo porque el mío haya acabado. Solo porque hicimos que acabara. Después de aquella noche también llegué a sentir que nunca llegaría a querer a nadie como te quise a ti. Y puede que sea cierto. 

Pero... no puedo mirar a la cara de la próxima persona que entre en mi vida y decirle que nunca dejaré de quererte. Simplemente las cosas no funcionan así. Por eso escribo. Porque mis palabras arrastran un adiós por fin. Un soltar amarras. Un soltar tu mano para dejarte ir.

No te dejé ir jamás desde que te dije adiós, pese a que fue el adiós más seguro y amargo que he dado en mi vida. No aguantaba más. No podía seguir. No quería ser la olvidada, la rota y la incomprendida. Así que me despedí. Y pese a ello, seguiste estando presente dentro de mi cabeza. Escondiéndote. Burlándote. Pero el tiempo pasa, ¿sabes? Pasa incluso para aquellos a los que los minutos se les ríen en la cara. Yo siempre he pensado que se reían de mí, pasando lento a propósito solo para fastidiarme. Pasando lento en los días que sabían que acabaría recordándote. Esos días, los nuestros.

Pero pasa. Y acabo olvidando. Acabo olvidando todo lo malo que me hiciste, y lo malo que te hice yo. Acabo olvidando el haber estado olvidada. Así solo quedan los recuerdos que hoy te devuelvo ocultos bajo estas letras. Quiero que los tengas tú. A mí no me hacen falta porque sé que los tendré siempre dentro, y no estoy segura de que tú también los vayas a guardar.

Quizá el día de mañana levante la cara hacia el reloj y sonría al acordarme de que este era nuestro día especial. Quizá el destino me lleve hasta aquel árbol donde grabamos nuestros nombres dentro de un corazón. Tal vez acabe en aquel parque donde me acurruqué bajo un sauce llorón porque me había enfadado contigo o en esa heladería donde pediste mi sabor favorito porque te lo sabías de memoria. 

Quizá sí. Quizá siga recordando todo eso con cariño porque... tuvimos un amor de película, ¿sabes? Sentimos que así era. No como aquella vez en que fuimos al cine -y aún guardo esa entrada- y no había nadie más en la sala a oscuras. No como esa vez, sino como tantas otras que seguro vendrán a mi mente. Pero ya no dolerá recordarlas, solo sonreiré. Sonreiré al pensar en aquella horquilla de pelo que me regalaste, porque no tenías dinero para comprarme algo mejor. Y sonreiré al ver en tus ojos el perdón reflejado y el beso que te di después porque no me importaba. Esa también la guardo. Como guardo la pulsera que le siguió después, o el pequeño peluche que me regalaste tras tu largo viaje de verano.

También tengo tu dibujo, grapado junto a aquel marcapáginas y ese cartoncito de la perfumería que tiene tu olor impregnado. Y aunque el paso del tiempo lo haya borrado, aún me imagino que lo huelo en tu cuello. Un cuello que tuve que cubrir con un pañuelo mío que tú te quedaste y que ya no sé si guardas, porque te besé demasiado fuerte. Y no podían ver eso, no.

Mi mente divagará cuando pase a aquel sitio prohibido donde tú me encerraste solo para besarme fuera de las miradas de los curiosos. Y seguirá divagando cuando me dé cuenta que al lado reposa un fotomatón donde nos hicimos una foto que también escondí con el resto de tus cosas. Y aquel cuaderno que tanto tardaste en hacer. O ese anillo que me ponía el dedo morado y que te dije que no me pondría más a pesar de que con él me habías pedido un ficticio matrimonio bajo unas obras de construcción.

Todo eso son solo recuerdos que ahora solo me sacan una sonrisa cuando el tiempo quiere. Cuando vuelven a mi mente más vívidos que nunca. Cuando sé que no debo recordar.

Y como estos muchos más. Muchos otros que tienen que ver con que tu voz sea el sonido que más me guste del mundo. U otros que tengan que ver con que adore tus manos o pasarme largos minutos enteros mirándote los labios.

Es lo que me pasa cuando quiero. Quiero de verdad. Y tú fuiste más que de verdad. Fuiste quien rompió todas mis fronteras y quién me hizo arriesgarme. Quién me hizo aprender de todo y a la vez de mí misma. Quién ahora hará que sea mejor, aunque ese mejor ya no sea para ti.

Porque acabó, ¿entiendes? Y no podremos recuperar nada de lo que fuimos. Solo bajo este adiós podré decirte que fuiste lo que más quise en mi vida. Y que en cierto modo me salvaste tú también a mí. Ahora, con la mano alzada en una despedida cogeré otro camino para volver a ser feliz.

Sé que tú también lo volverás a ser. 

No me cabe la menor duda.




¿Inspiración?
Fragmentillo inventado que ha salido solo, mientras termino un libro que me está gustando y me está chirriando a la vez. A veces me da por escribir aunque no tenga ni idea. Reflexiones tontas de noche. Bah.

{ 20 Nubes... léelas aquí abajo o... ¡deja la tuya! }

  1. Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Es la primera vez que escribo y de verdad que no sé que ha salido de ahí. Simplemente me puse al teclado y a lo que viniera :)

      Eliminar
  2. Diras que no tienes ni idea de escribir, pero a mi me ha parecido precioso *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. T^T Qué mona, pues mil gracias. Sí, la verdad es que jamás he escrito nada como relatos o cosas de estas, así que ni idea. Tendrá mil fallos, pero vamos que tampoco importa. Escribí lo que salió.

      Eliminar
  3. Te odio mucho. Me has hecho llorar. Se te da bien, ¿eh? Espero que no lo estés dudando xD
    Ais, me has hecho acordarme de taaaaantas cosas jajaja
    Arrrrrrtista!
    un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Halaaaaaa! ¡Pero no me digas esoooo! *O* Bueh, al menos conseguí transmitir algo, aunque no lo pretendía. Ni sé qué pretendía xD

      ¿Sí? Ains, el amor...

      muá pa ti

      Eliminar
  4. ¡¡¡Mi verde es una artista!!!! ¡¡¡Super guay!!!
    ¿Para cuando la próxima publicación?
    Ains, me entran ganas de volver a leer cosas románticas *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda anda, verde. Eso es porque me tienes en estima xD
      No sé... cuando me dé el venazo, supongo.

      *O* gracias.

      Eliminar
  5. Oh que ñoña me has puesto D:
    Sigue escribiendo Bella!!! ^^

    ResponderEliminar
  6. Oh, por los dioses, lo primero que he sospechado es que seria un relatillo, luego he pensado que estaba demasiado detallado para serlo y al final resulta que es tu relato novel XDD

    Precioso, aunque que sepas que me habia asustado y ya estaba pensando en como animarte. Ah, y por favor di que libro es el que tanto te ha inspirado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues síp. Nunca he escrito nada así, la verdad.

      Qué mona, gracias. Pues es uno que estoy leyendo ahora, pronto os hablaré de él y os diré cuál es :D

      Eliminar
  7. Me encantó, cómo la protagonista va recordando todo con nostalgia para poder dejar atrás ese sentimiento y poder seguir adelante. Has transmitido mucho con este relato, que daría para una historia más larga.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ay mi melli!! Cuanto talento desprenden estas palabras!!! En serio, la piel de pollo que me has puesto!! Que bonito jopeee!!!!!!!!!! ♥♥♥♥♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaay, melli, melli.

      Muchas gracias jopéeee *O*

      Eliminar
  9. ¿Era sólo un relato ficticio? En cuanto he empezado con la primera línea no he podido parar, cada vez leyendo más rápido y más angustiada, sintiendo una gran empatía con la protagonista. Está tan bien escrito que parece totalmente real. Enhorabuena y gracias por la lectura :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo un relato ficticio, sí. Aunque se dice que cuando se escribe siempre se deja parte de uno mismo, ¿no? ;)

      Mil gracias por tus palabras *O*

      Eliminar
  10. ¿Y no has escrito nunca nada así? ¿Es lo primero? ¿En serio? Porque no puedo creerme que ese talentazo estuviera ahí escondido y no lo ahs dejado salir hasta ahora jajaja; me ha encantado el relatillo, es precioso y no veas cómo me has puesto los pelos de punta con esas palabras :)
    Besitos ^-^
    Pd. Acabo de conocer este blog tuyo, no sabía que tenías uno así xD Lo sigo desde ya :D

    ResponderEliminar
  11. ....Y me lo creí a pies juntillas hasta que vi la letra en negrita, jajaj

    ResponderEliminar

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella