Reseña: American Horror Story (5ª temporada)

9 nov. 2017

American Horror Story es una serie de televisión de terror /drama / suspense creada y producida por Ryan Murphy y Brad Falchuk, cuya primera temporada, Murder Housese emitió en 2011. Esta quinta temporada, Hotel, se emitió por primera vez en 2015.


Esta serie, si habéis leído mis anteriores reseñas, es una serie que me gusta muchísimo. Tanto por su estética, como por las distintas tramas de cada temporada, como los personajes y los actores que los encarnan (y lo especial que es que sean siempre los mismos actores)... en fin, es redonda. Incluso después de la cuarta temporada cuyos últimos capítulos se me hicieron infumables, lo seguía pensando.

Sin embargo esta temporada se me hizo horrorosa de principio a fin y tan solo salvaría un par de capítulos del medio. Casi no podía creer que estuviera viendo la misma serie... tremendo. Pese a lo nefasto de esta temporada, no voy a rendirme, y seguiré viendo el resto (al menos para saber si remonta o no). Así que allá voy a contaros cuáles son mis impresiones (contienen spoilers):

1. Gaga. Y empiezo por Gaga porque para mí era el elemento discordante de la serie (al ser una actriz diferente de las que siempre suele aparecer y un claro reclamo para la serie). Al principio me mostré claramente recelosa aunque curiosa, ya que Gaga me gusta mucho, pero finalmente decidí que lo suyo más que actuar es cantar. Y punto. No me gustó su actuación y parecía que tenía siempre la misma expresión... Pese a ello, partiré una lanza a su favor diciendo que en los últimos capítulos me gustó bastante más y pude ver por fin un personaje interesante. 

2. Aburrimiento. Y es así como definiría lo que me pareció la trama. Así como las anteriores temporadas ya me habían enganchado desde el primer capítulo y me mostraban una trama interesante y bien construida, esta fue un fiasco de principio a fin. Había un batiburrillo absurdo del que no me estaba enterando y al que no le veía un maldito porqué (y yo siempre necesito un porqué o no me creo las cosas. Yo puedo creerme que existen las hadas, por ejemplo, si me demuestras el porqué...). Una mezcla entre vampiros, el asesino en serie este, los muertos por el hotel, el policía medio drogado que asesinaba... ¡demasiado! Había demasiados frentes abiertos, demasiadas cosas diferentes... Hacia el final me iba pareciendo algo más interesante pero todo se me estaba haciendo tremendamente largo y aburrido. Si hubieran dejado la historia de un asesino en serie y los misterios del hotel (y no sé... haber contado en flashbacks las historias de los asesinados), pues me hubiera creído que seguía viendo American Horror. Pero, ¿esto? No sé qué era, pero se me escapaba a lo que suele ser la serie y se volvió tediosa y un plomazo.

3. Personajes. Si antes había dicho que los personajes suelen encantarme, aquí solo me quedo con un par. Todos se me han hecho insulsos, sin sentido, sin carácter, sin una evolución... Y la mayor decepción, el personaje de Evan Peters, ¡del que no me acuerdo ni del nombre! Lo peor es que no me he quedado con casi ninguno, de lo igual que me daban. Normalmente Evan Peters hace actuaciones impecables con personajes que me suelen gustar mucho, pero en esta creo que no destaca nada. Me gustó Liz, quién pienso que actuó genial y cuya historia realmente me interesó... y me quedaría con la recepcionista, la actuación y el personaje no me decepcionaron mucho.

En general la temporada me ha dejado bastante mal sabor de boca. Me ha parecido un mezcladillo de cosas sin sentido, con personajes nada destacables y que no la salvan ni el par de escenas que sí que me gustaron. Por ahora la peor de las temporadas que llevo vistas hasta ahora. ¡Espero que mejore en la siguiente!

Reseña: Stranger Things [2a temporada]

30 oct. 2017





AVISO: Contiene spoilers
Stranger Things es una serie estadounidense de ciencia ficción perteneciente a Netflix, que se estrenó en julio de 2016. La historia tiene lugar en los años 80, concretamente en un pueblecito de Indiana llamado Hawkins, donde un chico de 12 años desapareció misteriosamente. Será entonces cuando su grupo de amigos comience a buscarlo gracias a la ayuda de una chica con increíbles poderes.

A estas alturas poca es la gente que no conoce ya a una de las series con más éxito de Netflix. Se cuentan por miles los espectadores que esperaban la segunda temporada, que se estrenó hace unos días, el 27 de octubre de este año. Yo me encuentro entre ellos, por supuesto. Encontré Stranger Things por casualidad en Netflix el año pasado, mucho antes de que las redes sociales empezaran a estallar ponderando las maravillas de la creación de los hermanos Duffer. Me dejó con tal intriga, que vi esta nueva temporada del tirón, en la mejor compañía.

Esta nueva temporada para mí destaca por varias cosas, empezando por la trama. Cuando ya creía que la primera temporada iba a ser insuperable, llega esta segunda igual de fuerte e intrigante. Los capítulos van in crescendo y dan al espectador, al menos en mi caso, exactamente lo que espera. Creo que no me ha decepcionado en ningún aspecto, salvo quizá porque los primeros capítulos se me hicieron un poco lentos. El resto fue increíble. Nuevamente me gustaron mucho las pequeñas subtramas que van protagonizando los distintos grupos de personajes y cómo, igual que en la temporada anterior, se iban uniendo en los últimos capítulos.

Por un lado Will y su conexión con el mundo del revés y este nuevo mal que les acecha. La forma en la que poco a poco vuelve a estar en peligro conectándose con ese ente que le ataca como a un virus y cómo se unen todos para descubrir lo que le pasa: los dibujos en la casa, Bob adivinando que era un mapa, cómo acabar con la sombra que usa a Will de espía... Luego está Once, que descubre más cosas acerca de su madre y acerca de más personas como ella lo que nos da a pensar en dónde estarán los otros y qué poderes tienen. O la parte más "cómica" con el "Demoperro" de Dustin y cómo Steve se une a ellos para intentar encontrarlo y más tarde averiguar cómo intentar parar a la sombra.


Y es que si hay algo que sin duda me ha encantado en esta temporada son las relaciones entre personajes. Me gusta mucho la nueva amistad que se forma entre Hopper y Once, el hecho de que él se haya preocupado tanto por ella y la escena que protagonizan en el capítulo final mientras vuelven a casa en coche: preciosa. También me ha encantado la mencionada anteriormente con Steve y el resto de chicos. La verdad es que Steve me pareció un poco payaso en los primeros capítulos de la primera temporada hasta el final, en que le cogí cariño. Sin embargo en esta temporada directamente se ha transformado en uno de mis personajes favoritos. Me ha gustado mucho en los capítulos en los que cuida y ayuda a los chicos, o cuando aconseja a Dustin sobre las chicas o el pelo y luego Dustin aplica el consejo en el capítulo del baile, graciosísimo.
En cuanto a nuevos personajes como Bob o Max, debo admitir que me encantó el primero y que, aunque vine venir que iba a ser carne de Demogorgon desde casi el principio, disfruté de los capítulos en los que aparecía. Me dio mucha pena la escena en la que lo mataban. En cuanto a Max no la sorporté desde el minuto uno, pero fue ganándose un hueco en el grupo y en mi lista de personajes. Aunque no hay casi ninguno que no me guste, incluso el doctor del laboratorio del que sospeché desde el principio, luego resultó que de verdad quería ayudar y admito que eso me encantó. Esta vez los malos reales eran las criaturas del mundo del revés, y los del laboratorio verdaderamente querían ayudar e investigar. Las escenas en el laboratorio, de hecho, fueron de las más duras.

Y es que en esta temporada hay escenas duras que te dejan con el corazón en un puño y si además lo juntamos con la música que elegían para acompañar a esas escenas... solo podíamos comernos las uñas o abrazarnos a un cojín mientras esperábamos ver qué pasaba. 

De nuevo la música y la ambientación terminan de redondear una serie estupenda, con una trama estupenda y unos actores aún más estupendos. Lo junto con un final que me ha encantado y tengo como resultado una serie que de verdad he disfrutado muchísimo. Deseando ver la tercera temporada.

Reseña: Westworld

2 may. 2017

Westworld es una serie de ciencia ficción creada para HBO, basada en la película homónima de 1973, escrita y dirigida por el novelista estadounidense Michael Crichton. Se estrenó en octubre de 2016 y no fue hasta esta semana que la he terminado de ver.

Puedo decir varias cosas, como que creo que es una serie con una idea brutal (o una película con una idea brutal, ya que está basada en una) pero que para mí no han llevado del todo bien, o al menos de la manera que a mí me gustaría para que pueda engancharme y me deje con buen sabor de boca.

¿Qué por qué? Digamos que la serie empezó muy bien: estamos ante un ambiente futurista (y eso lo apruebo mucho) en el que se nos presenta un parque temático del Oeste donde los humanos van a vivir una experiencia única rodeados de autómatas con los que puedes interactuar libremente y que en apariencia son igualitos a nosotros. ¿Y luego qué pasa? Pues que empieza a haber misterios, ¡de nuevo tal y como me gusta! y además de eso la cosa se empieza a enrevesar y los autómatas empiezan a preguntarse acerca de su naturaleza. Hasta ahí lo estaba flipando, sin embargo la cosa sí que se enredó demasiado y fue cuando me dejó de gustar. Una cosa son las series en las que te tiran una pista y no te dicen nada hasta el último capítulo donde todo se resuelve o hasta la segunda temporada. Pero otra distinta es que te tiren la mitad de la mita de una pista y jamás te digan nada. O en todo caso te digan un poquitito al final del último capítulo que dura una hora y media.

Y sí, el tiempo de duración es importante. Muchas de las series que he visto tienen capítulos de una hora y no se me hacen para nada pesados, sin embargo en esta serie estaba todo el tiempo mirando cuánto quedaba para que acabara el capítulo. Se me llegaban a hacer demasiado largos y pesados, muy plomizos y soporíferos. Para mí eran lentos y no llegaban nunca a una resolución, era como si dieran vueltas sobre lo mismo una y otra vez, trazando círculos. Y nunca veía que llegaran a nada.

Finalmente una serie que pintaba genial, se convirtió en un plomazo con personajes con los que no me quedaba en absoluto. No era capaz de empatizar con ninguno, y me aburren los personajes que tienen un solo rol: en este caso todos malvados. No hay uno solo que digas que es el bueno, quizá Bernard, porque los demás... Y sí, no tengo nada en contra de los villanos, de hecho muchos de mis personajes favoritos son villanos. Pero cansa que no haya un contraste, que no haya luces y sombras y todo sea tan negro. 

Las historias se me difuminaban y al final terminaba por no interesarme ninguna. Debo decir que me sorprendió la que tiene que ver con el hombre de negro que busca el laberinto. Descubrir quién es me interesó... Pero ya. Lo del laberinto y en qué queda puede ser muy bonito y puedes sacarle muchos matices pero para haberle dado tanto bombo yo me esperaba algo más. El resto de historias ni me iban ni me venían, ni siquiera descubrir la de Arnold. El único hilo que me gustó fue el de Maeve, y se estaba poniendo interesantísimo quitando algunas partes surrealistas, hasta que al final se me hizo previsible y un plomazo.

En definitiva, me han gustado muchísimas cosas, sobre todo la idea, el misterio y la ambientación. Los diseños y la fotografía e incluso la música. Sin embargo la trama era previsible y le faltaba mucho para poder ser lo que esperaba y el ritmo... no. Lo han enredado demasiado y yo ya no sabía si estaba en un sueño de Resines o en la realidad con tanta ida y venida. Le podían haber sacado mucho más y finalmente una serie que podría haberse convertido en una del top de mi lista ha pasado al cajón de las "no creo que vuelva a verlas".

Una pena.

Reseña: Black Mirror (3ª temporada)

13 nov. 2016

Black Mirror es una serie británica creada por Charlie Brooker cuya emisión de la tercera temporada tuvo lugar en octubre de 2016. Mezclando terror, misterio y suspense, se muestra el lado más siniestro y oscuro de la tecnología de hoy en día.

Después de la gratísima sorpresa con la primera y segunda temporada, venía dispuesta a devorar los capítulos de esta última. Imaginad cuando descubrí que en vez de los sempiternos tres capítulos de cada temporada, esta nueva contenía seis. ¡Seis! 
El primer capítulo me encantó, se acercaba bastante a lo que podría pasar en un futuro y con ello Black Mirror vuelve a demostrar su originalidad y la visión que tiene. El capítulo versa alrededor de un aparato que todo el mundo tiene y que te permite puntuar a las personas. Así como puntúas productos en una web, aquí puntúas a la gente. De modo que todos tienen que ser extremadamente simpáticos (y a veces falsos) unos con otros para recibir puntuaciones e ir escalando... porque según los puntos que tengas, puedes hacer una cosa u otra. Obviamente las cosas te pueden salir tanto genial como fatal y de nuevo me vi aterrorizada por la visión de esta serie, porque tal y como van las cosas con las redes sociales donde mucha gente solo quiere agradar y hacerse oír, pues es algo que podría pasar.

Los siguientes capítulos, el dos y el tres concretamente, me gustaron en un principio pero me pareció que se resolvían algo regular. La premisa era genial, en una el protagonista probaba un juego muy real que le jugaba malas pasadas y en otra los protagonistas se veían extorsionados por unos desconocidos que les habían grabado haciendo algo comprometido. Lo cierto es que eran muy originales pero la forma de resolverse no me gustó, sobre todo en el capítulo dos. El tres se me quedó algo cojo y me esperaba algo más. Era una especie de, ¿dónde está Black Mirror aquí?

Pero el punto álgido de la temporada vino con los tres últimos, que fueron de mis favoritos. El cuarto me despistó un poco, pensé que no había Black Mirror por ninguna parte hasta que por fin llegó el acostumbrado "plot twist" que siempre ocurre en cada capítulo de esta serie. Fue un capítulo tan bonito y tan emotivo... y debo decir que daba esperanza. Como siempre en Black Mirror aquí también podemos susurrar un "es que esto puede pasar en un futuro", ¡y ojalá! Creo que fue el único de todos los capítulos que hubiera sido genial que sucediera, porque el resto se mantiene en la esencia de "todo tiene sus consecuencias" que te deja pensando.
En este cuarto dos chicas se conocen en una ciudad llamada San Junípero donde no todo es lo que parece, porque conforme se van encontrando y tú vas haciendo tus cavilaciones de lo que sucede... el giro te mete de lleno en un terreno que no esperabas, y que es genial.

Los últimos dos capítulos eran muy de mi rollo, un estilillo ciencia ficción que me encanta. El quinto me gustó mucho, también con un giro interesante donde los militares se encargan de limpiar a la población de algo a lo que llaman "cucarachas", pero claro... no todo es lo que parece. Y el último me aterró, me pareció tan crudo y tan real que me dejó cavilando un buen rato. Además de que sentí verdadera tensión y angustia al verlo de tan metida que estaba en el capítulo. Aquí existe un juego de popularidad bastante macabro que se lleva acabo en redes sociales y que pone en la palestra a las peores personas de la sociedad. Mediante un hashtag si la gente se queja de ellos por ser malos, el jueguecito se cobra una especie de venganza... pero de nuevo todo tiene un doble filo.

Black Mirror ha vuelto a sorprenderme en esta temporada, quitando esos capítulos que me parecieron flojos. Ha vuelto a poner sobre la mesa temas de actualidad que es bastante factible que pudieran pasar dentro de la sociedad de hoy en día y de nuevo vuelve a hacer una feroz crítica de la misma. Increíble tercera temporada.

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella